MEDIADORA

Soy  mediadora familiar desde 2004 y mi experiencia está centrada en las separaciones y rupturas de pareja y en los cambios familiares. En esos momentos, mi experiencia me ha mostrado que la mediación es la respuesta que más sosiego, herramientas de gestión de conflictos y satisfacción personal produce a las personas, porque promueve el diálogo, mejora las relaciones, genera confianza y provoca compromiso hacia los acuerdos que se alcanzan. Acudir a mediación es la forma más eficaz de afrontar y gestionar los conflictos familiares y de poder prevenirlos en el futuro.

¿Qué te ofrezco?

□ Mediación familiar en casos de ruptura de pareja

Organizar la nueva situación familiar tras una ruptura, la gestión del tiempo, la economía, y hacerlo desde la negociación y el acompañamiento a lo largo de un proceso en el que las decisiones las tomas tú. Como mediadora te apoyo para que facilites tu comunicación con el padre/madre de tus hijos y puedas lograr acuerdos con los que sentirte comprometido/a.

□ Asesoramiento sobre menores en caso de ruptura

Es quizá el aspecto que más suele preocupar a los padres. Cómo comunicárselo, entender muchas de sus reacciones o apoyarles en la gestión de sus emociones es una de las mayores demandas en estos momentos.

□ Asesoramiento sobre comunicación entre padres separados

Pasar de ser pareja a ser padres es un proceso en el que la comunicación tiene un papel fundamental. Aprender a tener una comunicación fluida y tranquila ayuda a que toda la familia pueda avanzar y hacer una buena gestión del cambio.

□ Mediación para mejorar tu forma de negociar en pareja

Es posible adquirir herramientas de gestión de conflictos acudiendo a mediación cuando la pareja atraviesa una crisis. En esas ocasiones la mejor forma de prevenir rupturas conflictivas pasa por aprender a negociar.

□ Mediación para alcanzar acuerdos en el cuidado de un familiar dependiente

Cuando se pasa de hijo a cuidador, si hay hermanos, conviene acudir a mediación para diseñar una organización en la que todos/as puedan sentir que colaboran en el cuidado y en el descanso del familiar del que han de ocuparse. Es la mejor forma de evitar conflictos y provocar desgastes familiares.