Matrimonio y pareja de hecho: derechos y diferencias

Como abogada de familia en Barcelona, tengo la responsabilidad de guiar a mis clientes en la comprensión de las complejidades legales que rodean el matrimonio y la pareja de hecho. Es esencial reconocer las diferencias entre ambas modalidades de unión, especialmente en lo que respecta a los derechos que confieren. Una de las distinciones más importantes radica en el acceso a beneficios legales específicos, como la pensión de viudedad o la pensión compensatoria, los cuales están reservados para quienes están legalmente casados.

Cuando una pareja considera dar un paso adelante en su relación, se enfrenta a la decisión crucial de optar por el matrimonio o la pareja de hecho. En Cataluña, si bien la protección legal es similar en ambos casos, existen matices importantes que deben ser tenidos en cuenta y que pueden impactar significativamente en el futuro de la relación.

En este artículo, examinaremos detenidamente las diferencias clave entre el matrimonio y la pareja de hecho, destacando la relevancia de entender y evaluar cada opción de manera exhaustiva.

diferencias-matrimonio-pareja-de-hecho-cataluña

El matrimonio se define como la unión estable y voluntaria entre dos personas. Para formalizarlo, los contrayentes deben expresar su consentimiento ante la persona encargada de oficiar la ceremonia, sea esta civil o religiosa, y contar con dos testigos. El acta de la celebración debe inscribirse obligatoriamente en el Registro Civil correspondiente, una tarea que también puede llevar a cabo un notario.

En contraposición, las parejas de hecho o parejas estables son aquellas en las que dos individuos conviven y establecen una relación comprometida sin contraer matrimonio. En Cataluña, este tipo de unión está regulado por el Código Civil catalán, el cual reconoce la existencia de una pareja estable bajo tres supuestos específicos:

  • Convivencia de más de dos años.

  • Existencia de hijos en común y empadronamiento conjunto en Cataluña.

  • Formalización de la relación mediante escritura pública ante notario.

Para facilitar el proceso a aquellos que optan por esta segunda opción, en 2017 se puso en marcha el Registro de Parejas Estables de Cataluña, una herramienta que permite tanto la inscripción como la extinción de la pareja. Desde mi experiencia como abogada, recomiendo este trámite, ya que constituye uno de los medios de prueba para acceder a la pensión de viudedad, sujeta a la Ley de la Seguridad Social.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la elección entre una u otra modalidad de unión conlleva diferencias significativas que deben ser consideradas, especialmente en situaciones de ruptura o fallecimiento de uno de los miembros.

¿Cuál es el destino de los hijos en caso de separación? 

  • Las disposiciones son idénticas tanto para parejas estables como para matrimonios. En esta circunstancia, prevalece el principio de igualdad y protección de la familia, priorizando siempre el interés superior de los menores. Bajo ninguna circunstancia pueden ser objeto de discriminación o perjuicio debido a la situación de sus progenitores. Es esencial formalizar un acuerdo mutuo mediante un convenio regulador, el cual debe ser aprobado por un juez.

¿Y qué sucede con la vivienda? Diferencias clave

En los matrimonios sin hijos en común, el cónyuge más necesitado conserva la vivienda. Por otro lado, en las parejas de hecho, se atribuye al titular del inmueble, sin considerar las circunstancias del conviviente menos favorecido.

En el caso de tener hijos menores en común, la residencia se asigna preferentemente a quien tenga la custodia. Si la propiedad está a nombre del otro cónyuge, la ley establece que esta asignación debe ser temporal y priorizar siempre el derecho a la vivienda de los hijos.

Si la vivienda familiar está en régimen de alquiler, la persona que permanezca en el domicilio podrá continuar con el contrato de arrendamiento, incluso si no es el titular del mismo.

¿Tengo derecho a una pensión compensatoria? Veamos las diferencias…

La respuesta dependerá del régimen económico de la pareja. En el caso de los matrimonios, este queda establecido en las capitulaciones matrimoniales, ofreciendo tres opciones:

  • Separación de bienes: cada uno mantiene su patrimonio y lo administra de forma individual.

  • Sociedad de gananciales: los beneficios obtenidos por ambos son comunes y se distribuyen equitativamente en caso de separación.

  • Régimen de participación: permite participar en las ganancias obtenidas por el otro durante el tiempo en que el régimen ha estado vigente.

Las parejas de hecho deben establecer las bases de su régimen económico ante notario y acordar los pactos correspondientes. De lo contrario, aunque lleven muchos años conviviendo y tengan hijos en común, no podrán validar ningún régimen matrimonial.

En los matrimonios, el cónyuge más desfavorecido tiene derecho a recibir una prestación económica para mantener el nivel de vida que tenía durante la unión. Además, el derecho civil catalán reconoce la compensación económica por razón de trabajo a favor de quien, en un régimen de separación de bienes, haya trabajado para la casa sin remuneración.

Por otro lado, en el caso de las parejas de hecho, el Código Civil catalán no contempla la pensión compensatoria. Sin embargo, se puede solicitar una pensión de alimentos por un período máximo de tres años, calculada según las necesidades de la persona solicitante y considerando gastos como alimentos, ropa y vivienda habitual.

En ambos casos, las normas otorgan prioridad al interés de los hijos menores sobre el de los progenitores.

▶️ Conoce mis otros servicios como abogada.

¿Qué sucede con los derechos sucesorios?

Son los mismos en ambos casos. En materia sucesoria, el factor determinante es la existencia de un testamento, no el tipo de unión de pareja. En caso de que exista testamento, se aplicarán las disposiciones establecidas tanto para el cónyuge viudo como para el conviviente en pareja estable sobreviviente.

Si el miembro de la pareja no es el usufructuario universal del patrimonio del fallecido, tiene derecho a habitar la vivienda conyugal y a disponer de los enseres domésticos durante el año posterior al fallecimiento. Asimismo, tiene derecho a ser alimentado conforme al nivel de vida que mantenían.

En ausencia de testamento, se aplican las siguientes situaciones:

  • Si existen hijos o descendientes, el cónyuge viudo o el conviviente en pareja estable adquiere el usufructo de toda la herencia. No obstante, puede optar por conmutarlo por una cuarta parte proporcional de la herencia, además del usufructo de la vivienda conyugal o familiar.

  • En caso de ausencia de descendientes, hereda el cónyuge viudo o el conviviente en pareja estable. Los padres del fallecido tienen derecho a la legítima.

Por otro lado, si el fallecido era el arrendatario de la vivienda, el conviviente tiene derecho a subrogarse en los términos que establece la legislación de arrendamientos urbanos.

¿Qué sucede con la declaración de la renta?

En el caso de los matrimonios, tienen la opción de presentar la declaración de la renta de manera conjunta. Por otro lado, las parejas estables deben realizar la declaración por separado, y únicamente uno de los miembros puede conformar una unidad familiar con los hijos y optar por la tributación conjunta. En cuanto a los impuestos sobre transmisiones patrimoniales, sucesiones y donaciones, están equiparados para ambos tipos de uniones.

  • ¿Y qué hay del derecho a 15 días de permiso retribuido? Al contraer matrimonio, se otorgan automáticamente 15 días de permiso retribuido. Desde junio del año pasado, las parejas de hecho registradas también tienen derecho a disfrutar de este mismo permiso. Sin embargo, las parejas estables que no hayan formalizado su registro no pueden acceder a este beneficio, a menos que esté previsto en el convenio colectivo o en el régimen interno de la empresa para la cual trabajan.

En conclusión, como abogada de familia en Barcelona, reconozco la importancia de entender las diferencias entre el matrimonio y la pareja de hecho, así como los derechos y responsabilidades que conlleva cada opción. Ambas modalidades de unión ofrecen distintas ventajas y consideraciones legales que deben ser evaluadas con detenimiento antes de tomar una decisión.

Mi objetivo es proporcionar a mis clientes la orientación legal adecuada para que puedan tomar decisiones informadas y basadas en sus necesidades individuales. Ya sea que opten por el matrimonio o la pareja de hecho, mi compromiso es brindarles el apoyo necesario para proteger sus derechos y garantizar su bienestar legal en todo momento.

Si estás considerando formalizar tu relación de pareja o necesitas asistencia legal en asuntos relacionados con el matrimonio o la pareja de hecho, no dudes en contactarme. Estoy aquí para ayudarte a navegar por el complejo panorama legal y encontrar la mejor solución para ti y tus seres queridos.