Siempre he creído que los conflictos que todos podemos llegar a tener a nivel personal o familiar requieren una solución única, ajustada a las necesidades particulares de cada uno. No hay dos conflictos iguales y no puede haber dos soluciones idénticas.

Por eso valoro y trabajo cada caso con una atención totalmente personalizada. Pienso que es la forma adecuada de acompañar a las personas en esos procesos y de poder ofrecerles una solución ajustada y eficaz a cada caso concreto.

Desde esta visión, y desde la experiencia que me da el trabajo con personas y familias en situación de crisis y conflicto, enfoco la resolución de los asuntos bajo dos posibles formas:

  • Desde la gestión alternativa de conflictos y la mediación, a nivel familiar, si la valoración del caso lo aconseja.
  • Desde el abordaje jurídico si este camino es el que resulta ser el más adecuado para la resolución del mismo.

Años de experiencia en el trabajo familiar interdisciplinar, me han mostrado la eficacia de un abordaje conjunto de este tipo de situaciones con otras ramas profesionales: psicólogos, terapeutas de pareja y de familia, expertos en fiscalidad. Por ello cuento con colaboradores que, desde su ámbito, contribuyen a ofrecer una atención integral,  adaptada a las necesidades de los clientes.